Inicio > Medio Ambiente > Día Forestal Mundial y Día del Árbol (21 de marzo)

Día Forestal Mundial y Día del Árbol (21 de marzo)

18 marzo 2010

El próximo día 21 de marzo es el primer día de otoño en el hemisferio sur y el primero de la primavera en el hemisferio norte (equinoccio), en esta fecha se celebra el Día Forestal Mundial y el “día del árbol”. Naciones Unidas propone que cada persona plante un árbol, aunque el objetivo principal es plantar durante todo el año 1000 millones de árboles contra el cambio climático, puesto que plantar ésos árboles ayudaría a fijar el CO2 que provoca el calentamiento global.

Todos los/as profesionales de la energía solar, saben que el 21 de marzo es el primer día de otoño en el hemisferio sur y el primero de la primavera en el hemisferio norte (equinoccio), en esta fecha se celebra el Día Forestal Mundial y el “día del árbol”, en el que una iniciativa del PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente) propone que cada persona plante un árbol, aunque el objetivo principal es plantar durante todo el año 1000 millones de árboles contra el cambio climático, puesto que plantar ésos árboles ayudaría a fijar el CO2 que provoca el calentamiento. Aunque esta conmemoración se instituyó como recomendación prioritaria en el Congreso Forestal Mundial celebrado en Roma en 1969, fue en 1971 cuando los estados miembros de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, acordaron la celebración que se puso por primera vez en práctica el 21 de marzo de 1974.

Los bosques, por un lado, suministran una variada cantidad de productos como madera, celulosa para la producción de papel, resina, plantas medicinales y aromáticas… sin los cuales no hubiera sido posible la civilización actual. Aunque lo más importante es el aporte de oxígeno y la fijación de CO2. Los bosques nos proveen de bienes y también realizan servicios fundamentales contribuyendo a asegurar la alimentación, la purificación y filtrado del agua, su acumulación en el subsuelo, creando reservas hídricas básicas para el consumo y la agricultura, evita la escorrentía, condensa el vapor de agua de las nubes, aumenta las precipitaciones en donde hay gran masa forestal, además de una determinante regulación del clima.

En el mundo la cifra media de árboles por persona es de mil por persona, en cambio, en España son tan solo 125 árboles por persona. Para absorber las emisiones de 9 toneladas de habitante (en España) deberíamos plantar 72 árboles de plantación intensiva por persona, pero si en cambio el objetivo es absorber las emisiones de efecto invernadero y que la próxima generación pudiera disfrutar del mismo número de árboles disfrutado por la nuestra, sería necesario plantar 24.000 millones de árboles en todo el mundo, lo que equivaldría a 4 por ser humano. Así que unámonos a la convocatoria, y el día 21 plantemos un árbol.


Más información en:
Portal Forestal y repoblación Quercus pyrenaica


Anuncios