Inicio > Energía Solar, Fotovoltaica > Compra de paneles solares. Aspectos a tener en cuenta

Compra de paneles solares. Aspectos a tener en cuenta

17 mayo 2010

Estaría bien decir que lo primero que hay que mirar a la hora de comprar paneles o módulos fotovoltaicos es el fabricante, procedencia, la calidad o el tipo de módulo, o incluso su rendimiento. Tanto los instaladores, ingenierías, promotoras y clientes lo primero que ven es el precio, factor éste en grandes instalaciones, determinante a la hora de evaluar el periodo de retorno de la inversión efectuada. La entidad financiera, no lo mira directamente, pero sí en el estudio económico. Con el VAN delante, pasa páginas y se va a las certificaciones o garantías de calidad del material a instalar y por tanto a financiar. Por tanto, tras el precio, lo primero son las certificaciones. En Europa es imprescindible el IEC 61215 y el certificado TÜV alemán. En Italia el RINA y en EEUU es necesario el certificado UL. La procedencia del panel, o dónde está la fábrica en referencia clara a la fábrica mundial, China, importaba hace algunos años, hoy en día no. La razón es que todo se fabrica en China. En fotovoltaica, no hay ningún fabricante que alguno de sus componentes no esté fabricado en China. En cuanto a la relación país/precio, pues China e India son líderes mundiales. Uno de los componentes fundamentales, en los que la marca se tiene en cuenta es la célula fotovoltaica, clave para determinar calidad y rendimiento. Marcas de sobra conocidas son: Q-cells, Motech, Suntech, Ersol, REC… etc. Hoy en día, casi todo el ensamblaje de los módulos es automatizado y elimina cualquier margen de error en la soldadura de células y posibles fallos a lo largo de la vida de la instalación. La mejor maquinaria de fabricación proviene de USA y Japón. La calidad de los cables es otro dato que no hay que pasar por alto. Los cables salientes deben tener como mínimo 4 mm de diámetro, aunque algunos módulos ya cuentan con 6 mm. En cuanto a los conectores también, marcas como multicontact (MC), Tyco o Huber&Suhner son bastante conocidas.

En el contrato de compra, queda reflejada la responsabilidad del fabricante sobre su producto, hay que leerse la letra pequeña. Lo normal es realizar este tipo de contratos para grandes volúmenes de compra. Los paneles fotovoltaicos son productos que cuentan con una vida útil de unos 30 o 40 años, de hecho hay paneles de los años 70 que funcionan perfectamente, pero no a pleno rendimiento. La garantía de los fabricantes suele ser de 2 a 5 años, aunque casi nunca queda definida la responsabilidad del fabricante cuando el módulo no cumple lo que dice el datasheet, y éste está por debajo de su rendimiento. Lo primero que hay que hacer es definir la compensación cuando el modulo está por debajo de sus prestaciones, como por ejemplo, una contraprestación económica y un reemplazo del módulo en un determinado tiempo con una penalización por demora (aunque éste es otro factor discutible). Otra es la responsabilidad de la garantía si la empresa desaparece, cuestión ésta bastante probable a medida que pasa el tiempo, por ejemplo, con una compañía de seguros. Otro factor importante, aunque cada vez menos, es el plazo de entrega de los paneles en la obra, sobre todo en un parque solar de dimensiones considerables, asegurándolo de la mejor manera posible (con penalizaciones) si no se produce en el plazo indicado. Las condiciones más habituales de pago, aunque evolucionan en función de las circunstancias en cada momento, son un 10% pago por adelantado, 90% restante mediante carta de crédito. También 100 % mediante carta de crédito, aunque en este caso aumenta el precio 0,01/0,03 € /Wp (por tarifas bancarias). Los plazos de entrega en función del modelo y cantidad, hablamos de containers de barco, con un primer embarque de 7 a 14 días después de la entrada del pago. El plazo de entrega normalmente oscila entre 1 a 3 meses, en función de la disponibilidad. Para la entrega, en el precio se debe incluir el desplazamiento hasta la obra, aunque es opcional para el cliente, con un seguro de transporte y de mercancías de un importe del 110% del valor total, incrementándose en función de valor y desplazamiento a realizar, entre uno y tres céntimos de euro por Wp.

Anuncios