Aluminio Anodizado

El anodizado del aluminio es un proceso electroquímico, de oxidación forzada (anodizado), por medio de este proceso el aluminio forma una capa protectora de óxido de aluminio sobre la superficie del aluminio base. El proceso consiste en someter al aluminio a una inmersión de ácido (generalmente sulfúrico). Al pasar corriente se libera el oxígeno que al reaccionar con el aluminio genera una capa de óxido cuyo espesor varía con el tiempo de paso de la corriente. Para cerrar los poros que presenta la superficie del aluminio anodizado se lo sumerge en agua caliente. De esta manera queda finalizado el procedimiento, la vida útil de este acabado es proporcional al espesor de la capa anódica obtenida. El óxido de aluminio puede alcanzar una gran dureza que varía entre los 7 y 8 de la escala Moh; es muy estable y resistente a los agentes corrosivos ambientales. La capa generada por medio del proceso electroquímico se integra al metal, por lo que no puede ser raspada o pelada. Al utilizarlo en construcción se debe tener cuidado de no mancharlo con la mezcla, además de protegerlo de ataques de ácidos y alcalinos.
El aluminio anodizado presenta varias ventajas:
No necesita mantenimiento.
Aumenta la protección contra la lluvia, el sol, la humedad.
Aumenta la dureza superficial
Acabado decorativo, se pueden obtener diferentes tonalidades
Resistencia a la abrasión y al desgaste.
Resistencia a la corrosión.
Al utilizarlo en construcción se debe tener cuidado de no mancharlo con la mezcla, además de protegerlo de ataques de ácidos y alcalinos.
Usos del Aluminio anodizado:
Perfileria para diferentes usos en la construcción, como puertas, marcos, ventanas, estructuras ligeras de cubiertas de edificios. Paneles solares, pasamanos, láminas para diferentes usos etc. Herrajes para diferentes usos en la industria de la construcción o en la peletería, como mangos, de puertas, cajones, etc, o hebillas y decoraciones para cinturones y bolsos.

Anuncios